Un cumpleaños viajero…

Un cumpleaños viajero…

¿Quién dijo que para que sea un cumpleaños tiene que haber una torta, gente invitada y recibir regalos? Hoy es mi cumpleaños, estoy en Brasil y no hay nada de eso. ¿Entonces no cumplí años? Se siente como en un limbo, estoy un poco desconcertada. Lo llamo el cumpleaños de la primera vez:

la primera vez viajando,

la primera vez lejos,

la primera vez sin mi familia y amigos,

la primera vez sin torta de cumpleaños ni regalos,

la primera vez en reposo…

Sí, reposo.

Ayer me desperté sobresaltada porque sentí la pierna acalambrada, quise levantarme y casi me caigo. Lo primero que pensé fue que me había quedado paralítica o que bueno, no sé, era parte de un sueño. Pero me pellizqué el brazo y dolió, estaba sucediendo de verdad. Miré mi rodilla izquierda. Estaba rígida y muy hinchada. Intenté flexionarla pero fue imposible, no respondía. Dolía bastante. Después de unas averiguaciones correspondientes con amigos -porque claro está que soy cero deporte y jamás tuve una lesión- acá estoy, en Buzios, recibiendo los 28 en reposo. Es que la rodilla seguía inflamada entonces decidí consultar con un especialista y aunque le hice ojitos al doctor como diciendo peeeeero, peeeero mañana es mi cumpleaños no me querrás decir que tengo que quedarme quieta, no? No logré mi cometido. Dos días de reposo mínimo, fueron sus palabras. Para mi día había pensado ir a Arraibal do Cabo, un lugar paradisíaco a pocos kilómetros de Buzios. Iría a la playa, nadaría en el mar, tomaría alguna caipirinha, conocería gente.

Pero no pasó nada de eso. Ajo y agua, pienso. Si hay algo que aprendí este último tiempo es que en la vida no se puede planear nada, que no tenemos nada controlado y que las cosas pasan cuando menos las pensas. Y debe ser por eso que adquirí un grado ya de adaptación tal que es lo que me salva para superar las cosas. Si me preguntan jamás me imaginé que iba a pasar un cumpleaños en una cama brasileña con la pierna levantada. Y la imagen de hecho puede resultar bastante patética. Pero decidí tomármelo con calma y hasta me está resultando bastante productivo. Cuando estás viajando sola muchas veces tu cabeza está constantemente asimilando información, pensando en varios idiomas a la vez, tomando decisiones, negociando precios, sopesando posibilidades por lo que pasar todo un día entero sin pensar en nada más que en cuidarme, no es tan malo. A veces el cuerpo pide un freno. Estar presente en una sola cosa y no dejar que mi cerebro se divida en veinte. Y aunque no elegí esta opción por algo suceden las cosas y está bueno parar, sí, también durante un viaje. Ya van dos meses y el cansancio del cuerpo se siente: dormir en habitaciones compartidas y que te despierten a cada rato, saltear comidas, caminar por horas con calor, dormir en colectivos. Necesitaba descansar, hacer una pausa, recargar energías para continuar el viaje de la mejor manera. El cuerpo es muy sabio, cada día me convenzo más.

Una amiga me dice que en cada cumpleaños se abren portales. Quizás hoy fue un cumpleaños distinto no sólo por todas las cosas que mencioné antes sino porque fui un poco más consiente de eso. La soledad, la distancia y el reposo me obligaron a pensar, a mirar a mi interior y desde ahí revolucionar todo lo visible ya sea para desecharlo o reafirmarlo. Aún siento que no tengo la distancia suficiente como para empezar a ordenar algunas ideas pero la maquinita interna está funcionando, ese proceso de reflexión en el que mirás quién sos, qué opciones de vida hay, qué querés y qué te pasa.

Este cumpleaños está siendo entonces otro de esos días de viaje en los que me sorprendo a cada rato, y que me dio además la posibilidad de que toda mi gente me llene de mimos, para tomar fuerzas y seguir andando…

Hoy leí una frase que me encantó y la voy a usar para cerrar este post: La gente positiva, es la que se cae, se levanta, se sacude, se cura los raspones, le sonríe a la vida y dice: Ahí voy de nuevo.

Ahí voy a estrenar mis 28 vueltas al sol!

20151023142649

Creo que la cima del Morro Dois Irmaos fue una de las razones por las cuales exigí demás a mi rodilla pero valió cada una de esas pendientes, qué vista y sensación de libertad se vive allá arriba!!

Si te gustó compartilo
2 Comentarios
Sole dice:

Gil! que hayas disfrutado mucho de tu nuevo y distinto cumpleaños!! Pero no es sin regalos, te estás regalando un viaje hermoso y miles de imagenes y experiencias nuevas! Descansa esa pata y metele otra vez :) BESOS

Gilda Selis dice:

Gracias hermosa Sole, tenés mucha razón. La vida me hizo un gran regalo! Ya estoy recuperada, gracias de nuevo!

Dejá tu comentario

Novedades

En este momento estoy en Argentina escribiendo mi primer libro. Próximo Viaje: Vietnam, Camboya y Tailandia.

¡Las fotos de mis viajes en Instagram!

¡Dale un Me Gusta y enterate de las novedades!

¿Buscás alojamiento? ¡Reservá por acá y me ayudás a viajar!

¿Buscás alojamiento? ¡Reservá por acá y me ayudás a viajar!

Conseguí un hospedaje alternativo con U$S 40 de crédito de regalo para tu primera reserva.

¿Necesitás un seguro de viaje?

¿Necesitás un seguro de viaje?

¡Compará entre cientos de planes de las principales empresas y contratá el seguro ideal para tu próximo viaje!
Con el código de descuento tenés un 10%OFF en la compra de la asistencia.
Recordá que si estás por viajar a Europa, el seguro es obligatorio y como mínimo debés llevar una cobertura de € 30.000.

Este blog forma parte de

Este blog forma parte de

Archivos