Principio de incertidumbre: un encuentro especial en Auckland

Principio de incertidumbre: un encuentro especial en Auckland

Los peores antros, a las peores horas, están llenos de la mejor gente

-¿Te ayudo? Me parece que estás en problemas…

Miré hacia abajo, a mis manos, donde estaba el problema. Esas miles de piezas destartaladas eran mi celular; se me había caído desde una escalinata y ahora parecía un rompecabezas para armar. Gruñí con mala gana. Había tenido un mal día. Él tenía razón. Mi torpeza era inaudita. Su mano blanca tomó el aparato, hizo malabares y en pocos segundos volvió a ser mi querido Vodafone.

Nunca lo había visto en el micro, aunque siempre hacía el mismo recorrido. Me subía a las ocho de la mañana para ir a la ciudad y a las seis de la tarde para volver a mi casa, ubicada en North Shore que quedaba cruzando un puente. Muchas veces los pasajeros eran los mismos, la misma rutina cada día. Conocía a Joe, el conductor de Samoa, que con un inglés a lo Tarzán me contaba que vivía muy bien económicamente en Nueva Zelanda pero que odiaba la rutina; extrañaba su país donde solía pescar seguido. También estaba Anne, una estudiante canadiense de intercambio que se sentaba siempre en el último asiento del lado de la ventanilla izquierda. A la familia Waills también la veía durante los días de semana. Estaba compuesta por Sue, una mujer rubia y elegante; John, su marido ejecutivo que iba a trabajar en las oficinas de Victoria Street, y el niño Matt, de nueve años, que bajaba primero en la escuela privada de Birkdale.

Pero a él no lo había visto nunca. Le agradecí por su gesto amable. Me sonrió. Era un joven recién rapado pero por las espesas cejas se notaba que era rubio. De ojos celestes, tenía una mirada especial, frágil, que me dejó pensando. Era nacido en Escocia pero fue criado desde chico en tierras maoríes. Llevaba una musculosa blanca; era verano y hacía mucho calor. Tenía cuerpo de hombre fornido pero cara infantil. Su sonrisa tenía un dejo de ingenuidad y sencillez.

-Mirá qué hermoso atardecer- dijo señalando a través de la ventana del micro. Un sol anaranjado se reflejaba en el agua cristalina donde cientos de veleros estaban anclados uno al lado del otro.

-Como una postal- contesté admirada por el paisaje. Se tomó el atrevimiento de tomar mi mano. No me lo esperaba, pero fue con delicadeza.

-Me gusta tu anillo, ¿qué significa?- me preguntó con curiosidad.

Le conté que eran mis iniciales y que me lo había regalado mi abuela cuando cumplí los quince. Aproveché la oportunidad para presentarme. Él se llamaba Benjamín y tenía 24 años.

-Es hermoso. Me gustan mucho los anillos- dijo entusiasmado. Al instante, me mostró el suyo, una libélula de plata de gran tamaño que resplandecía con una tonalidad metálica.

-Soy orfebre. Estoy trabajando en esto ahora.

Sacó un viejo cuaderno de su mochila y en sus páginas había un dibujo realmente alucinante. Era el paisaje que acabábamos de ver, aquella postal del puerto; me miró con complicidad.

Se dio cuenta que era extranjera, pensó que era rusa. Me preguntó por mi vida, difícil tarea la de resumir en un recorrido de treinta minutos y a un desconocido. Le hablé sobre mi país, de mis estudios de periodista y mi afición por la fotografía y los viajes. Deseó con simpatía que algún día le pudiera sacar fotos a sus obras de arte.

Ben amaba la naturaleza y soñaba algún día con comprar una casita en el campo para vivir con su hijo de dos años. Cuando hablaba de él, el rostro le cambiaba completamente, aparecía una sonrisa brillante de anhelo y protección. El hijo no vivía con él; admito que me intrigó el motivo pero no pregunté.

Me quedé mirando su brazo izquierdo, un tatuaje tumbero. Aunque desvié la vista rápidamente, Ben se dio cuenta.

-Es una larga historia. Soy adicto desde chico, estoy tratado de salir. Mis dibujos me ayudan.

Aquella explicación me entristeció. Sentí que el alejamiento de su hijo se debía a aquella razón. Pareció leerme la mente.

-Igual lo estoy empezando a ver más seguido, este fin de semana lo voy a llevar a Takapuna, una playa cercana ¿Conocés?- dijo con esperanza mientras guardaba el cuaderno de dibujos. Le sonreí y afirmé con la cabeza.

Ya estaba llegando a la rotonda de Birkdale donde debía bajarme. Éramos pocos los que aún quedábamos en el bus. Parecía que iba a llover, lo que no era raro en Auckland. Deseé haber vivido más lejos para continuar la charla, me había cambiado el humor y no se trataba de un encantamiento amoroso para nada.

-Adelante, vos primera- indicó con caballerosidad. Él también se bajaba en la misma estación. Saludé a Joe, a quien vería al día siguiente.

Benjamín hizo un chiste con mi celular y nos despedimos en direcciones opuestas. Caminé lentamente cuando unas gotas de lluvia empezaron a mojarme y aceleré el paso. Me di vuelta para verlo partir. Pensé que no lo iba a volver a ver.

A la mañana siguiente, a las ocho en punto como siempre tenía que estar en la parada del micro que me llevaba a la ciudad. Como llegaba tarde corrí las cuatro cuadras en subida. Con la respiración entrecortada, tenía los cordones desatados, el pelo enmarañado y la mochila abierta y revuelta. Una cara conocida se rió de mi deplorable estado. Me sorprendió ver a Ben. A él también; se alegró.

Nos sentamos en los asientos de atrás y conversamos todo el viaje. Me preguntó cómo había pasado aquella noche tormentosa; no había podido pegar un ojo y eso que soy de las personas que aman dormir con lluvia. Me habló de un té que él tomaba cuando lo aquejaba el insomnio. Le sucedía seguido. “No es nada raro, un simple té” me dijo riéndose tímidamente. Le alcancé un papel para que me lo anotara porque no le entendí la pronunciación. “Camomile”, dije en voz alta, lo voy a probar. Cuando busqué la traducción resultó ser té de manzanilla.

Del otro lado me había anotado su mail. Le había contado que al día siguiente me iba de la ciudad, continuaba mi viaje en la isla sur.

-Para que me escribas cuando llegues a tu país.

-¡Queen y Victoria Street!- gritó el conductor de la empresa Birkenhead.

-Acá me bajo. Te escribo y seguimos en contacto.

-Dale, yo sigo unas paradas más, voy a Parnell a vender mis anillos.

Le deseé suerte, él buen viaje y nos despedimos. La tormenta había desaparecido y parecía que al mediodía aparecería de nuevo ese sol radiante de marzo.

Un mes después, cuando volví a Argentina, le escribí como había prometido. Me contestó a los dos días. Se acordaba de mí, la chica del micro. Le pregunté por su hijo y sus diseños. Me contó de aquel fin de semana en la playa, donde se habían bañado en el agua y comido tarta de kiwi (que no estaba nada mal porque estaba muerto de hambre). Unos nuevos modelos lo tenían ocupado por aquellos días y tenía pensado entre sus nuevos proyectos volver a estudiar. Se ofreció a ayudarme a practicar el inglés y quería aprender “argentino”. Intercambiamos novedades, canciones y fotos. Pero desde aquel último mail de abril no supe más nada de él.

En algún rincón lejano, una libélula se posa sigilosamente sobre una caña, levanta sus alas largas y delgadas y despega vuelo en dirección sur.

auckland

Si querés ver la galería de fotos de Auckland hacé click acá

Si querés leer más relatos sobre Nueva Zelanda hacé click acá

Actualización

Cuatro años después (2014) me encontró por Linkedin. “Sos la chica del micro”, dijo. Le conté de este relato y se lo envié para que lo leyera. Esta fue su hermosa respuesta:

Aww its awsome!!!! aw i dont know what to say. That has given me the biggest smile and watery eyes. It is the best story ive ever read awwwwwww. That is so so so so nice i dont no what to say, thankyou, you are a very very good friend to have, thank you gilda! :)

Pd. Para ver sus modelos de joyería pueden visitar su página web.

Si querés buscar vuelos a Auckland hacé click acá

¡Muchas gracias por leer el post! ¿Te gustó? ¿Te resultó útil? Me encantaría escuchar tus comentarios! Tu opinión puede servirnos a todos para organizar nuestros viajes.  Si te resultó útil, ¿me ayudarías difundiéndolo en tus redes sociales y compartiéndolo con tus amigos? :) 

Seguime por InstagramFacebook o Twitter donde subo las fotos de mis viajes.

Aclaración: El post que acabás de leer tiene “enlaces de afiliados”. ¿Qué significa esto? Que a vos no te genera ningún cargo extra (vas a pagar el mismo precio que en la página directamente) pero si reservás mediante estos enlaces me ayudás a seguir viajando y seguir manteniendo este blog. Y por las dudas aclaro que todo lo que recomiendo es siempre basado en mi experiencia. ¡Gracias por confiar y por tu apoyo! :)

Si te gustó compartilo
7 Comentarios
Negra dice:

Qué lindoo!!! me encantó amiga!!! Te juro que lo leí como si fuera el primer capítulo de un Potter!! jejeje
Qué lindo conocer gente así…me re gustó, y hasta me emocionó un poco la historia! supongo q es porq sos una gran escritora! ajajjaaj
te quieroooo (viste q por fin te firmé?) :P
Besos, espero más!

Pi dice:

Giiil, abri el blog para chusmear que onda y me enganche con la historia, que lindo!! me trasportaste!! Me encanta todo esto! Te mando un beso enorme y ojala nos juntemos pronto! Muuua :)

Coti dice:

Sii tal cual como dijo Pi, a mi tambien me transportaste! me senti ahi ajaja chusmeandolos desde el asiento del al lado!:. te lo digo siempre amo como escribiss! te quieroo! q triste q no supiste mas nada de el!..

Rodri Gallay dice:

Muy bueno como siempre Gil, desde la primera frase me atrapó el relato. Espero q malharro te permita escribir más seguido en el blog, igual dado tu calidad de escritora se te permite todo, un beso grande y nos vemos

Anonymous dice:

hija, qué hermoso, al igual que las chicas, estaba ahí con vos en el micro… leyendo rapidamente para saber más y más. A veces suceden estos pequeños encuentros que son fuertes, profundos y que ayudan durante toda la vida

Anonymous dice:

Querida!! de casualidad, leyendo algunas cosas viejas releí que tenás esto, y entré, solo decirte que me encantó, como dice alguien por ahi, no se puede parar de leer. beso. el wineman

Auckland dice:

[…] Principio de incertidumbre: un encuentro especial en Auckland […]

Dejá tu comentario

NOVEDADES

En este momento estoy en Argentina escribiendo mi primer libro "En Movimiento". También escribo en el blog de Volemos. Próximo Viaje: Vietnam, Camboya y Tailandia (Septiembre).

¡Las fotos de mis viajes en Instagram!

¡Dale un Me Gusta y enterate de las novedades!

¿Buscás alojamiento? ¡Reservá por acá y me ayudás a viajar!

¿Buscás alojamiento? ¡Reservá por acá y me ayudás a viajar!

Conseguí un hospedaje alternativo con U$S 40 de crédito de regalo para tu primera reserva.

¿Necesitás un seguro de viaje?

¿Necesitás un seguro de viaje?

¡Compará entre cientos de planes de las principales empresas y contratá el seguro ideal para tu próximo viaje!
Con el código de descuento tenés un 10%OFF en la compra de la asistencia.
Recordá que si estás por viajar a Europa, el seguro es obligatorio y como mínimo debés llevar una cobertura de € 30.000.

Este blog forma parte de

Este blog forma parte de

Archivos