Una voz en la noche busca señora para compañía (Parte I)

Una voz en la noche busca señora para compañía (Parte I)

Relatos cortos: «Una voz en la noche busca señora para compañía», la historia de amor de dos abuelos de 81 años que se conocieron por teléfono.

Una voz en la noche busca señora para compañía (Parte I)

A la mañana la manicura le había pintado las uñas largas de color carmesí. También ese día había ido a yoga y se había teñido ella misma el pelo de rubio. Se preparaba para la noche del sábado; había baile en el Club de los jubilados.

Mientras se acomodaba los ruleros frente al espejo sonó el teléfono. “Debe ser la nena” pensó. La “nena” era su única hija, una mujer de casi cincuenta años que la llamaba todas las tardes para ver cómo estaba.

Caminó con pasos cortos, en desabillé y pantuflas, y atendió. Escuchó la voz de un hombre muy mayor que le pedía un turno con un médico.

—No señor, equivocado —respondió de forma seca, casi automática. La llamaban por error varias veces a la semana.

—¿Hablo con el Instituto Cardiovascular de la calle 13?

— No, no es aquí. ¿Con qué número quiere hablar?

—¿Cómo dice? Disculpe, no la escuché bien —respondió el hombre. Tenía la voz rasgada y se lo escuchaba desconcertado.

—Le pregunté a qué número quiere llamar —ella alzó la voz.

—Me dijeron que pida un turno al 433-36-64.

—Claro pero esto es una casa particular, no una clínica. Usted marcó el 4-3-3-3-3-6-4 —le dictó.

—Ah, disculpe la molestia, muchas gracias.

—No se preocupe, pasa todo el tiempo, mucha gente se confunde porque hay muchos números tres.

—Entonces volveré a marcar, gracias de nuevo, no me ha dicho su nombre…

—Élida —mintió. O no. En realidad era su segundo nombre pero nadie la llamaba así. Todos la conocían por su primer nombre: Estrella. A los 81 años de edad, y acostumbrada a ver en la televisión las noticias de jubiladas estafadas con “el cuento del tío”, tomaba algunas precauciones. Al fin de cuentas el hombre era un desconocido.

Pero el desconocido luego se presentó con nombre y apellido: Oscar Quincoces . Y la piropeó.

—Qué linda voz tiene, Élida.

Hablaron un rato largo. Fue a fines de agosto del 2006.

Antes de cortar, Oscar le preguntó si podía volver a llamarla otro día para seguir conversando. La respuesta de Estrella fue tan frontal como su personalidad.

—Llame, total usted es el que gasta.

Esa misma noche con neblina, acostada en la cama, y escuchando un tango escribió en su diario: “Hoy llamó un desconocido, Oscar, 81 años, una voz en la noche busca señora para compañía”. Lo que no sabía en ese momento era que tres meses más tarde se encontrarían en una plaza. Ella llevaría un libro en su mano para que él la reconociera y él—contaría Estrella riéndose años después—tendría puesto un saco oscuro que no le cerraba. Tampoco sabía esa noche previa a la tormenta de Santa Rosa que ella volvería a escribir en ese mismo renglón del cuaderno y que agregaría: “Nos enamoramos”.

Este relato forma parte de mi libro «En movimiento, geografía interna de una chica que viaja de acá para allá».

Post Relacionados

  • Si te gustó la historia y querés saber cómo sigue podés leer la segunda parte acá.

¡HACÉ CLICK ACÁ Y EMPEZÁ A ORGANIZAR TU VIAJE!

¡HACÉ CLICK ACÁ Y CONSEGUÍ LOS MEJORES DESCUENTOS PARA TU VIAJE!

 

 

 

¿Te gustaría seguir leyendo historias de viaje?
Te invito a conocer mi libro «En Movimiento, geografía interna de una chica que viaja de acá para allá».

 

 

¡Muchas gracias por leer el post! ¿Te gustó? ¿Te resultó útil? Me encantaría escuchar tus comentarios! Tu opinión puede servirnos a todos para organizar nuestros viajes.  Si te resultó útil, ¿me ayudarías difundiéndolo en tus redes sociales y compartiéndolo con tus amigos? :) 

¡SIGAMOS EN CONTACTO!
¡Seguime en Instagram, Facebook. Pinterest o Twitter donde también comparto mis viajes!

 

Si te gustó compartilo
2 Comentarios
.María. dice:

Gilda me gustó mucho la historia!
mi abuelo se puso de novio hace poco. Ella no lo conocía y el le cayó a la casa con una docena de rosas. Ja.
un abrazo

Gilda Selis dice:

Gracias María! :)
Qué genio tu abuelo!
Oscar iba siempre de saco y corbata a visitarla y nunca caía con las manos vacías. Le llevaba facturas, algún chocolate, una cerveza o un vinito. Definitivamente románticos eran los de antes! Larga vida a estas historias de abuelos!
Abrazo grande

Dejá tu comentario

gilda-selis

¡Viajemos juntos!

Prepará tu viaje
Viajar a Brasil

¡Dale un Me Gusta y enterate de las novedades!

Si te sirvió la información que encontraste en este blog y querés agradecerme simbólicamente

invitame un café por Mercado Pago o PayPal.

¡Soy distribuidora de los libros de Aniko Villalba en La Plata!

distribuidora libros aniko villalba

Si estás en LP y querés un ejemplar de alguno de sus 4 libros, hacé click en la imagen y escribime para coordinar la entrega.

Post más leídos

Archivos

Este blog forma parte de

Este blog forma parte de