Crónica de unos días en Zapala

Crónica de unos días en Zapala

—¿A qué vas a Zapala? En Zapala no hay nada para ver, es puro viento —me dicen los pocos amigos que conocen la zona.

La primera imagen que entonces aparece en mi cabeza es la de un pueblo árido, con una bola rodante que atraviesa la carretera como en las películas del Lejano Oeste.

Es verdad que Zapala es árida, ventosa y seca. Tanto que los churros pueden ser de dos días y no están chiclosos y los mocos se te secan hasta que te duele la nariz.  A veces se registran ráfagas de 160 kilómetros por hora.  Dicen que al viento no se acostumbra nadie. Los vecinos dicen que si salís con crema un día de esos te transformás en milanesa.

Apenas se llega a Zapala, en el centro de la provincia de Neuquén, hay una rotonda. Los locales cuentan que es la rotonda más grande del mundo porque los arrieros nunca la terminan de cruzar. Bromean porque en el medio de ésta yace una estatua con un arriero y una carreta con bueyes.

Es un jueves soleado de fines de marzo y parece un día caluroso de enero. A la hora de la siesta las calles están desiertas; sólo las pisadas de algún solitario alteran el silencio. A las siete de la tarde aumenta el movimiento. Pasan los autos como sucede muchas veces los domingos en los pueblos del interior de Argentina; la costumbre de la vuelta del perro.

En la avenida principal, la Av. San Martín, hay abetos plantados y en sus alrededores están la Municipalidad, el Teatro y la famosa confitería llamada “El Chancho Rengo”. También hay varias farmacias y algunos cabarets. La vegetación es rala con escasos cursos de agua. Tres caballos que andan sueltos se cruzan por una ruta que atraviesa la ciudad.

Zapala es la puerta de entrada hacia la Cordillera Andina. Miles de turistas pasan año a año camino a los centros turísticos; al sur está Junín de los Andes, San Martín de los Andes, Villa la Angostura y Bariloche; al oeste Aluminé y Villa Pehuenia; al noroeste Caviahue, Termas de Copahue y al norte Chos Malal.

Miles de turistas pasan por Zapala pero todos siguen de largo.

_DSC1510

*******

María Laura Taborda es ingeniera agrónoma y coordinadora del Programa Mohair. Estamos en Zapala gracias a ella. Laura fue alumna de mi madre y tesista en sus años de estudio en la Facultad de Agronomía en la Universidad de La Plata. Con mi madre y Berenice -diseñadora textil- venimos a ayudarla, cada una en su área, y con muchas ganas de compartir la 7ma Feria Integral de la Producción que está organizando.

Acompaño a Laura a hacer una recorrida por varias radios de la ciudad para difundir e invitar a los zapalinos a la feria que se celebrará en el predio de la planta de procesamiento de fibras.

Llegamos a FM Bitácora 87.9 que se ubica sobre las vías de un tren. Nos acompañan Norma Lincopán, Secretaria de la Cooperativa Agropecuaria de Comercialización de Pequeños Productores del Programa Mohair y Celina De María, Promotora Asesora de Cambio Rural 2.

Norma tiene el pelo largo, el flequillo canoso y usa una media cola. Viste una camperita negra abotonada. De tez morocha, se le notan los nervios frente al micrófono, mueve sus manos en varias direcciones pero su voz denota orgullo.

—Queremos mostrar todo lo que hemos logrado obtener como organización y hacer conocer a la gente de la ciudad toda la producción del campo, desde el proceso de la cría del animal hasta la producción de la fibra a través de la planta de procesamiento que hemos logrado conseguir con mucho esfuerzo —explica Norma.

—Hay cuatro mujeres en el estudio de radio. ¡Cómo nos están avanzando las mujeres en todo esto que antes era propiedad de los hombres! ¿Cuándo una mujer iba a ser Secretaria de una Cooperativa? —reflexiona el locutor que las entrevista.

“Fortalecer el vínculo comercial, cultural y social entre los pequeños productores, velloneros, artesanos y pobladores de la ciudad” es otra de las frases que sale desde el micrófono de Norma.

Celina explica que el lema de la feria muestra del valor del trabajo, saberes y la organización incluye la idea de que quienes participen tanto como productores, velloneros o artesanas lo hagan a través de organizaciones o grupos y no de forma individual.

De esta manera informa que participarán del encuentro productores caprineros y ovineros de Zapala, Paso Aguerre, Ojo de Agua, Barda Negra, Laguna Blanca, Covunco Pavia, Espinazo del Zorro, Media Luna, Campana Mahuida, y otros parajes. A su vez velloneros y artesanas de Junín de los Andes, Las Lajas, Loncopué, Las Coloradas, distintos parajes del departamento Zapala y General Roca (Río Negro), comercializarán sus artesanías y tejidos de origen natural.

_DSC1456

_DSC1234

Salimos de la radio y Laura tacha de su cuaderno algunas tareas de una larga lista. Se pone la feria al hombro y hace varias gestiones muy diversas a la vez: ayuda a los productores como técnica, organiza la limpieza del predio, da cuenta de las boletas de combustible, se reúne con directores de instituciones, lleva y trae en su auto “Pelé” a productores que no tienen movilidad, sortea imprevistos y con dos celulares en mano pide fiado a la “Martita”, una almacenera que le envía decenas de pizzas y empanadas para alimentar a todos los productores durante la Feria.

Hace días que “La Flaca” está agotada y con ojeras pero continúa firme con su trabajo demostrando mucha pasión y compromiso. Apenas tiene tiempo para volver a su casa a darle de comer y sacar a hacer pis a Pepa y Olivia, sus amores perrunos que la esperan ansiosas.

*******

Los productores arman los corrales para las cabras y las ovejas que se expondrán y rematarán en la feria. Los empleados de la Municipalidad bajan de un camión las gradas para el público y preguntan dónde colocar el palco para las autoridades. Es lo único que les importa. Otros empleados vienen para arreglar el camino de tierra de la entrada y terminan rompiendo un caño de agua. Otro problema para solucionar sobre la marcha. Van llegando algunas artesanas que me convidan tortas fritas recién horneadas. Tomamos mate. Saco fotos. Algunas productoras pican kilos de cebolla para preparar empanadas de carne para vender en la feria.

_DSC1165

Otras, como Dominga García, trabajan a la par de los hombres y acarrean varios fardos encima. La productora viste una remera azul, el pelo atado y cubierto con una gorra. Tiene la cara curtida por el sol y las manos regordetas y rústicas; de alguien que trabaja con la tierra. Cuando le pregunto por su edad me dice treinta y nueve pero al instante se corrige y se ríe con una mirada traviesa: “Cuarenta y nueve”.

Vive en el campo, en Macho Negro, a 40 km de Zapala. Es criancera de 250 animales entre caprinos y vacunos. Prácticamente vive sola porque sus hijos ya son grandes y su marido trabaja en la ciudad toda la semana. Me cuenta que no salió artesana porque su madre murió cuando ella era una niña y no llegó a transmitirle el saber como lo hacen las generaciones mapuches. Desde entonces, Dominga se desempeña en actividades del campo; vive de sus animales.

Me da curiosidad cómo es un día de su vida. Me cuenta que se levanta temprano y sale a ver a sus animales para detectar si por la noche hubo algún depredador como el puma o el zorro. Actualmente los productores están tramitando la tarjeta verde –atrae gente de otros países para la compra de pelo- que regula la producción con ciertas normas ecológicas como por ejemplo no matar a los depredadores sino alejarlos.

Después sigue con las gallinas, los pavos y los caballos, le da forrajes. Se dirige al galpón para que esté en condiciones, es decir, que no esté sucio. Hay que limpiarlo muy seguido porque con la lluvia y el viento se hace barro y el pelo de las cabras se ensucia, o tiene que sacar el orín y la bosta porque sino el pelo se contamina y le pagan menos.

La productora hace más de cuatro años que trabaja con el mohair que significa en turco “el mejor vellón”. Es una exquisita fibra natural proveniente del pelo de las cabras Angora. La fibra posee un brillo nacarado, muy sutil y característico: es brillante, aislante y sumamente versátil. Se caracteriza por su especial suavidad y se tiñe con cierta facilidad. El mohair se utiliza para el género de punto, la producción de tejidos y alfombras y tiene un elevado poder de abrigo.

—En invierno a los chivos angora hay que cuidarlos mucho; hay mucha uña de gato que es una planta que como su nombre lo indica parece una garra que les engancha el pelo y los enrieda tanto que puede llegar a matarlos —me explica. En tiempo de pariciones lleva los chivos al galpón ya que no soportan tanto el frío como las cabras criollas. También para cuidarlos del pájaro jote que puede robarles las crías.

—Este año nos jugó una mala pasada el tiempo porque nos agarró un temporal de lluvia, viento y nieve y se nos murieron varios chivos. Es un proceso que lleva cansancio físico y desánimo cuando en tiempo de parición se te mueren los chivitos y vos querés salvarlos, lo envolvés en frazadas y se mueren igual. El ánimo se te levanta cuando vendés el pelo a buen precio, por eso estamos trabajando el tema de la genética, vale mucho el acompañamiento de los técnicos que hacen tratamiento con los castrones australianos para mejorar el pelaje—.

En la charla Dominga resalta mucho el poder de la organización. En la Cooperativa Agropecuaria y Comercializadora de Pequeños Productores de la Zona Centro de Neuquén participan 350 familias criadoras de cabras de angora, estructuradas en 15 organizaciones. Ella pertenece a la AFR Macho Negro donde la mayoría son productores de 200 o 300 chivos y traen el pelo y lo acopian entre todos; tal vez uno entrega 100 kg, otro 60kg, y otro 10 kg. Gracias a la unión van recibiendo beneficios como cobertizos, secaderos, forrajes ya que sino como productores sueltos se les hace más difícil.

—La organización implica más esfuerzos pero a la vez genera más logros—dice con convicción.

_DSC1236

*******

Cristina García es la hermana de Dominga. Vive en un campo adentro del Parque Nacional Laguna Blanca, a 45 km de Zapala con 120 chivas angora y 100 ovejas merino. Participa en AFR Macho Negro con su marido hace ya doce años. Por la Radio Nacional escuchan los comunicados de la Cooperativa donde anuncian las reuniones de genética y las capacitaciones técnicas a la que asisten casi con asistencia perfecta. Mientras me cuenta sobre el valor del trabajo en conjunto, aún no sabemos que uno de sus machos angora será premiado como el campeón en la Feria y que será el orgullo de la Cooperativa.

_DSC1350

_DSC1359

Cristina todos los días se levanta a las seis y toma unos mates amargos. Se dirige al corral y cuenta sus animales para ver si hay alguno que le falta. Luego larga las cabras y ovejas al campo. Comen lo poco que hay en ese suelo árido: tara, molle. A eso de las dos de la tarde se da una vuelta y los animales vuelven solos con la ayuda de sus perros. En época de veraneada tiene que estar más atenta para que sus animales no se le mezclen con las tropas que vienen de la Cordillera. Otra de sus tareas diarias es limpiarle el pelo a las cabras, sacarle los yuyos, los palitos, la uña de gato.

—Es un trabajo de hormiga pero hemos mejorado porque antes vendíamos el pelo en las barracas y no te pagaban nada; la última vez nos dieron $12. En cambio, desde que tenemos la planta procesadora de fibras y podemos agregarle valor, vendemos el kilo de pelo a $122, 60 —explica.

Sonrío cuando me cuenta que su hijo Lionel, de ocho años, se divierte jineteando a las ovejas.

*******

El viernes se hace el ingreso y admisión de los animales a los corrales del predio ubicado en Francisco Gil Echeverría N°150. Los productores de los distintos parajes de la zona van llegando en sus camionetas con los caprinos Angora y Criollos, y ovinos Merino y Corriedale que formarán parte de la exposición, premiación y del remate en la Feria. En ese momento de preparativos no sabemos que finalmente comercializarán el 75% de esos animales y que uno de los participantes de la feria pagará por un castrón $5.000.

Matías Vattovez es el veterinario encargado de revisar a cada uno de los animales para su ingreso. Es un hombre rubio de ojos claros y viste una bombacha azul, boina bordó y alpargatas negras. Con la ayuda de los productores va tomando a los animales uno por uno. Todos se tratan de usted.

La posición de la revisación es con el animal sentado. Matías le revisa entonces primero los ganglios de la paleta y la verija y luego los ojos y la boca. En algunos casos les nivela los dientes con una moneda de un peso. Continúa por los testículos: mide el tono testicular y la circunferencia crotal, y si hay heridas, deformidades, durezas o abscesos. Las productoras mujeres trabajan a la par de los hombres, le inyectan antiparasitarios y los enumeran con carteles de madera para colocarlos luego ordenados en los corrales por categorías.

_DSC1212

A los animales admitidos los marcan con tiza azul en la frente mientras que a los rechazados con tiza roja. Durante todo el día registran más de 80 animales. Unos pocos son rechazados por tener pelos negros en las orejas. En la exposición serán premiados, por un selectivo jurado, los animales que mejor representen el estándar racial de la raza angora, destacándose la conformación general y sus cualidades, tales como la finura, densidad y brillo del pelo.

_DSC1451

_DSC1463

_DSC1228

Laura y mi madre registran en unas planillas a todos los animales ingresados con sus respectivas categorías, dueños y datos obtenidos de la revisación.

_DSC1230

Los animales se acuestan sobre la tierra seca, mastican un poco de fardo y balan. Varias abejas molestas dan vueltas por sus cabezas. En el aire supedita un olor a chivo y a bosta recalentada por el sol del mediodía. A lo lejos, un leve viento mueve los álamos.

*******

Irma Millape es artesana e hilandera desde niña e integra hace unos años el grupo Nehuen Mapu que agrupa a quince artesanas de origen mapuche. Tiene 53 años y siete hijos: cinco mujeres, un varón fallecido y a Rolly que se unió a la par de ella y trabaja en la Cooperativa como tesorero y operario en la planta de procesamiento de fibras.

Irma aprendió a usar el telar de niña, con las enseñanzas de su madre y abuela en el campo pero es sincera y me confiesa que a esa edad no le entusiasmaba demasiado. Cuando creció y tuvo que sacar adelante a su familia porque su marido estaba desempleado, el tejido se volvió un pilar en la economía de su casa.

En el primer día de la Feria de la Producción en Zapala, Irma es la encargada de dar una charla sobre tintes naturales. Aunque denota gran experiencia y sabiduría se la nota nerviosa, camina de acá para allá, se pone las manos en los bolsillos mientras el público se va acercando.

Con unas ollas preparadas da una demostración en vivo de cómo teñir el mohair con tinturas naturales. En el teñido se aprovechan raíces, frutos, hojas, cortezas y flores. Lo que cambia las tonalidades son las proporciones, las mezclas y los diferentes mordientes. Millape explica, por ejemplo, que el color mostaza se alcanza a partir de la cáscara de cebolla, el verde de la yerba, el celeste del palo de pilche, el amarillo del michay, el naranja de la remolacha y zanahoria y el marrón del algarrobo.

_DSC1296

—Hago esto porque no quiero que se pierda, algunas artesanas guardan el secreto pero para valorar lo que hacemos hay que hacerlo conocer y transmitir el conocimiento a las próximas generaciones —dice Irma y se acomoda su chaleco gris tejido por ella misma.

*******

Durante los días de la feria el público tiene la posibilidad de realizar visitas guiadas a la planta de procesamiento de fibras que permite conocer el camino que recorren las fibras de origen animal y su agregado de valor en origen produciendo hilados de mohair y lana merino. En la planta trabajan las familias productoras, conocedoras del manejo de los animales y cuyo saber en clasificación de fibras se complementa con la asistencia de distintos profesionales. Las máquinas canadienses Mini Mills transforman la materia prima, exclusiva y de calidad y la convierten en un producto textil de primer nivel.

_DSC1206

_DSC1121

_DSC1140

_DSC1134

_DSC1182

_DSC1258

Si bien la planta fue inaugurada en abril del 2015 el principio de este logro data de hace ya algunos años cuando se conformó la “Cooperativa Agropecuaria y Comercializadora de Pequeños Productores de la Zona Centro de Neuquén”, de la que participan 350 familias criadoras de cabras de angora, que a su vez ya se encontraban trabajando estructuradas en 15 organizaciones. En la búsqueda de que sus familias pudieran acceder a mayores ingresos, estos productores anhelaban cumplir un deseo desde hace más de diez años que era agregarle valor a su fibra con la idea de comercializarla en mejores condiciones.

Ya desde 1998 venía funcionando en Neuquén el Programa Mohair, que con el acompañamiento del INTA y del gobierno provincial trabajó siempre sobre tres ejes: el mejoramiento de la calidad de la fibra, haciendo hincapié en la genética y el mejoramiento del rodeo; el fortalecimiento de las organizaciones; y la comercialización.

Sin embargo, fue recién a partir del proyecto “Mejora de la cadena de valor textil de la Cooperativa” que las organizaciones unidas recibieron fondos del Proyecto de Desarrollo Rural de la Patagonia (Proderpa), que es ejecutado por la UCAR, y también del gobierno provincial, del INTA y del Municipio de Zapala para la construcción de una planta de acopio y albergue para productores en Zapala. De esta manera, las familias lograron agregar valor a la fibra mohair de calidad, que desde hace algunos meses se vende como hilo y ese proceso les permite vender su producto a un precio siete veces mayor.

*******

Me le prendo a cualquier cosa,

el hambre es mucha,

el pan escaso…

Canta y guitarrea un cantautor de Zapala. Suenan milongas, chacareras y vals.

*******

Cae la noche del sábado y el público vuelve a sus casas. Regresarán al otro día para el último día de feria. Las artesanas, velloneros, productores y técnicos que viven en las afueras de la ciudad se quedan a dormir en el albergue del predio de la planta y también se reparten entre las escuelas de Zapala. Algunos productores donan unos chivos para comer para todos los organizadores y participantes. Nos invitan a quedarnos, nos hacen parte de ese encuentro íntimo.
_DSC1273

_DSC1379

Me acerco al fuego para apaciguar el viento de la noche zapalina. El humo invade mi ropa y observo también que están haciendo empanadas fritas en un disco lleno de aceite. A esa hora de la noche y con el cansancio acumulado del día mi estómago habla por mí, cruje como una bisagra oxidada. Todos lo escuchan. Se ríen y los productores me convidan unos piñones mientras se hacen los chivitos. Es la primera vez que los pruebo. Son las semillas de araucaria que las hirvieron; tienen un rico sabor dulzón. Me explican que también se comen tostados como los maníes y me advierten que esa noche es mejor que duerma sola porque pueden generar gases. Todos largamos la carcajada como niños.

*******

Formamos una ronda en el galpón y nos presentamos. Predominan las mujeres. Hay crianceras, artesanas, hilanderas, orfebres, tejedoras, agrónomas, veterinarias, periodistas, diseñadoras, trabajadoras sociales, mapuches, hijas, madres, abuelas, jóvenes y ancianas. Muchas se conocen y otras somos desconocidas y venimos desde lejos. Pero en ese encuentro hay una energía femenina que nos envuelve y une en un círculo apretado. Somos aquelarre, resistencia, tradición, creación. Tejedoras de sueños, hilanderas del coraje y artesanas de la vida.

_DSC1256

_DSC1346

_DSC1381

_DSC1307

_DSC1292

*******

Miro el círculo y pienso en la pregunta del comienzo; a qué vine a Zapala. Quizás la respuesta no esté en lo que hay para ver sino en lo que hay para sentir. Percibir más allá del viento del que todos hablan, ese que en esta noche nítida de luna creciente expande el fuego interior de las mujeres a mi alrededor.

Zapala

Para ver un video que resume los días en ‪#‎Zapala‬ ‪#‎Neuquén‬ con la Cooperativa Agropecuaria de Pequeños Productores hacer click acá.

Si querés buscar vuelos a Neuquén hacé click acá.

¡Muchas gracias por leer! ¿Te gustó el post?  Me encantaría escuchar tus comentarios! Tu opinión puede servirnos a todos para organizar nuestros viajes.  ¿Me ayudarías difundiéndolo en tus redes sociales y compartiéndolo con tus amigos? :) 

Seguime en Instagram, Facebook o Twitter donde subo las fotos de mis viajes.

Aclaración: El post que leíste tiene “enlaces de afiliados”. ¿Qué significa esto? Que a vos no te genera ningún cargo extra (vas a pagar el mismo precio que en la página directamente) pero si reservás mediante estos enlaces me ayudás a seguir viajando y seguir manteniendo este blog. Y por las dudas aclaro que todo lo que recomiendo es siempre basado en mi experiencia. ¡Gracias por confiar y por tu apoyo! :)

Si te gustó compartilo

Dejá tu comentario

¡Las fotos de mis viajes en Instagram!

¡Dale un Me Gusta y enterate de las novedades!

¿Buscás alojamiento? ¡Reservá por acá y me ayudás a viajar!

¿Buscás alojamiento? ¡Reservá por acá y me ayudás a viajar!

Conseguí un hospedaje alternativo con U$S 40 de crédito de regalo para tu primera reserva.

¿Necesitás un seguro de viaje?

¿Necesitás un seguro de viaje?

¡Compará entre cientos de planes de las principales empresas y contratá el seguro ideal para tu próximo viaje!
Con el código de descuento tenés un 10%OFF en la compra de la asistencia.
Recordá que si estás por viajar a Europa, el seguro es obligatorio y como mínimo debés llevar una cobertura de € 30.000.

Este blog forma parte de

Este blog forma parte de

Archivos